Menu

Blog

Lee nuestras nuevas noticias

¿Sabías quien creó y porque a la calavera garbancera?

José Guadalupe Posada fue un célebre grabador, caricaturista e ilustrador que colaboró en medios como El Padre Cobos, El Ahuizote y La Patria Ilustrada. Sus sátiras sociales evidenciaban situaciones de desigualdad e injusticia en el país y en la sociedad porfiriana, le hicieron famoso además dentro del arte popular por sus dibujos de “calacas”; las calacas o calaveras ilustraban corridos, historias de crímenes, a políticos, damas, toreros entre otros. Es por ello que sus calaveras, bautizadas en un principio y por él mismo como “La Calavera Garbancera” representan al pueblo, a su carácter desenfadado y festivo, y a la situación de la época.


«Garbancera» es la palabra con la que se conocía entonces a las personas que vendían garbanza y que teniendo sangre indígena pretendían ser europeos, ya fueran españoles o franceses (este último más común durante el Porfiriato) y renegaban de su propia raza, herencia y cultura.

Esto se hace notable por el hecho de que la calavera no tiene ropa sino únicamente el sombrero; desde el punto de vista de Posada, es una crítica a muchos mexicanos del pueblo que son pobres, pero que aun así quieren aparentar un estilo de vida europeo que no les corresponde.

«...en los huesos pero con sombrero francés con sus plumas de avestruz».

José Guadalupe Posada (1852-1913)

De la Garbancera a la Catrina.

La preponderancia de la obra de José Guadalupe Posada inspiro posteriormente al muralista Diego Rivera, quien re-adaptó el concepto y la bautizó como Catrina, le añadió nuevos atributos, estola, vestido, porte, colorido y elegancia, como se puede ver en su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, convirtiéndola en La Catrina.

En el siglo XIX el nombre también hacía alusión a la alta sociedad afrancesada de aquella época. De ahí que a las personas bien vestidas hoy se les conoce como catrines o catrinas.

“La muerte es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”

“LA CELEBRACIÓN DEL DÍA DE MUERTOS NO SOLO DURA DOS DÍAS”

Según los abuelos la tradición comienza en este orden:


— Comienza el día 28 de Octubre y se prende la primera luz (veladora blanca) y una flor blanca para dar la bienvenida a las animas solas.
— El día 29 de Octubre se prende otra veladora y se coloca un vaso con agua dedicado a difuntos olvidados y desamparados.
— El día 30 de Octubre se prende una nueva veladora se coloca otro vaso con agua y se pone un pan blanco (bolillo o telera) para los difuntos que se fueron sin comer o los que tuvieron algún accidente.
— El 31 de Octubre se prende otra veladora, ponemos otro vaso con agua, otro pan blanco y colocamos una fruta (mandarina, naranja o guayaba) esto es para los muertos de los muertos (ancestros) o sea los abuelos de tus papas que algunos tuvimos o tienen el gusto de conocerlos (bisabuelos).
— El día 1 de Noviembre que es el día que se conoce como día de los muertos pequeños o niños, en este día se pone toda la comida dulce, calabaza, guayaba, chocolate, miel, flores, etc.
— El día 2 de Noviembre conocido como el “día de los fieles difuntos” o de los muertos grandes, es el día que se coloca toda la comida, cigarros y sus cervezas y en todos los días de la celebración obvio se ponen flores, se quema incienso de copal de preferencia
— Al final, el día 3 de Noviembre se prende la última veladora blanca se quema copal y se les despide pidiendo que vuelvan el siguiente año.

“Mega Procesión de las Catrinas" comparte a unos días de las festividades de nuestros muertos el gusto por nuestras tradiciones, fomenta la unión familiar y la cohesión social. Con amor por nuestro país y nuestras tradiciones Mega Procesión de las Catrinas pone su granito de arena en la inclusión social y familiar.